Novedades
Loading...
cientificos-celulas-madre
celulas madre
cordon-umbilical-celulas-madre
avances-celulas-madre

El cordón umbilical, lazo que multiplica vidas

20:28
Trasplantes sangre de cordón umbilical


Los trasplantes por este medio han crecido un 11% en un año y las donaciones a bancos públicos se han disparado hasta alcanzar las 47.000

De la basura a emplear sus células contra leucemias y tumores. Los trasplantes con sangre de cordón umbilical han crecido un 11% en un año y las donaciones a bancos públicos se han disparado hasta alcanzar las 47.000. Los centros privados acumulan 70.000 muestras, que serán guardianas de la salud de los niños del futuro por Paz Gómez

A sus cuatro añitos Alba Ramírez no sabe que ya forma parte de la historia de la medicina. El autotrasplante de células madre obtenidas de su propio cordón umbilical congelado al nacer, el primer caso en España y uno de los tres documentados en el mundo, a ella le ha reportado un logro nada mediático pero mucho más trascendente para sus padres: «Poder jugar, necesitaba ser una niña que no vive en hospitales». Para Santiago Ramírez y Teresa Molina ese es el verdadero milagro de Alba, como podría calificarse el hito clínico realizado a esta niña gaditana residente en Cabra (Córdoba) el 12 de julio de 2009 por el equipo del doctor Luis Madero, jefe del servicio de Oncohematología del Hospital Niño Jesús de Madrid, después de que su pediatra, Diego de la Torre, viese que padecía algún tipo de trastorno neurológico porque no podía coger un bolígrafo durante un reconocimiento.

Pero usar el término milagro cuando se trata de avances terapéuticos, células madre y enfermedades malignas puede ser un arma de doble filo: un reclamo para que los padres opten por la reciente oportunidad de congelar esta fuente de vida llena de posibilidades pero también un detonante de falsas esperanzas de curación y un gancho para gente sin escrúpulos capaz de timar a enfermos desesperados. A la par que los expertos defienden que las células madres no embrionarias que contiene el cordón umbilical (SCU) serán una revolución aún incalculable para la medicina regenerativa, es preciso dejar claro hasta dónde pueden ayudar hoy con estas células y ante qué enfermedades.

La Generación Alba, los niños de hoy y del futuro cuyos cordones umbilicales congelados ejercen como guardianes de su salud, de la salud de los suyos y de la salud de los pacientes del mundo entero, merece un análisis pormenorizado sobre los tratamientos disponibles en la actualidad con unidades de SCU, su espectacular evolución dentro de los trasplantes de progenitores hematopoyéticos (TPH), sus virtudes y limitaciones, la dualidad entre bancos públicos y privados y la repercusión clínica real del caso de Alba.

Su propio padre pone freno a la afirmación de que las SCU sean la panacea, a pesar de que no duda de su inmenso valor científico. Recuerda que decidió congelar el cordón en un banco privado (en Crio-Cord, por unos 1.600 euros) como «un seguro de vida para el futuro, por su potencial en unos años porque hay casos de enfermedades neurodegenerativas en mi familia. Y sigo pensando lo mismo. Alba podría haber sido tratada con sangre periférica, como luego decidió el equipo para regenerar su sistema sanguíneo».

Eficaz contra 70 enfermedades

Porque la aplicación de las células madre del cordón no erradicaron el meduloblastoma (tumor sólido cerebral) que detectaron a su pequeña con 22 meses. El tumor fue extirpado y las células madre de su cordón se emplearon como generadoras de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas, dañados por los ciclos de quimioterapia. Y es que los TPH incluyen tejidos capaces de generar células madres sanguíneas o ricos en este tipo de células, como la médula ósea (que rellena las cavidades de los huesos), la sangre periférica (la que circula por los vasos sanguíneos) y la de cordón umbilical.

¿Cuándo se utilizan?

Pues como precisa Madero, también catedrático de Pediatría en la Universidad Autónoma de Madrid, en el tratamiento de enfermedades de la sangre y tumorales: leucemias, mielomas, linfomas no Hodgkin, aplasia medular, anemia de Fanconi, talasemia, inmunodeficiencias...
Su función regeneradora en más de 70 patologías es más que suficiente para haber provocado una revolución en la biomedicina, que se traduce en un cambio espectacular tanto en los registros estadísticos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) como en las maternidades autorizadas y en la red de nueve bancos públicos habilitados en España para criopreservar las donaciones y formar parte del REDMO (Registro Español de Donantes de Médula ósea), que coordina la ONT y mantiene en contacto con toda la red mundial.

De la basura a 992 trasplantes

Hace menos de cuatro años casi todos los cordones iban a la basura de los paritorios españoles. La falta de legislación y protocolos concretos y la lentitud de muchas maternidades en tramitar la autorización para realizar la extracción de sangre del cordón e introducirla en un kit, que es enviado al banco elegido por los padres y que debe disponer de un convenio con el hospital donde se produzca el nacimiento tanto si es privado como si es público, eran las causas de que se desecharan miles de unidades cada día. «En 2008 solo seis comunidades autónomas tenían un banco de SCU público y al menos un hospital autorizado. Hoy todas las comunidades tienen un centro de referencia para donación y conservación gracias al Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical que se puso en marcha», explica Gregorio Garrido, jefe de servicios médicos de la ONT. (Ver: Bancos Públicos de cordón umbilical en España)

El resultado ha sido que entre 1996 y 2010 se han podido practicar 992 trasplantes con unidades de sangre de cordón umbilical en España, de acuerdo al registro que maneja el Ministerio de Sanidad y la ONT. Una cifra que a buen seguro se multiplicará gracias al despegue de la donación: en los últimos diez años se ha multiplicado por seis y actualmente se almacenan 47.324 unidades de cordón en los bancos públicos, un 11% más que el año anterior. Y el portavoz de la ONT resalta que son unidades viables: «El Plan Nacional de SCU establece que para que una donación de sangre de cordón valga para un futuro trasplante debe contener un nivel mínimo de celularidad (mil millones). Entre un 40% y un 50% de las extracciones son rechazadas al no contener ese volumen. No creo que en todos los bancos privados, donde se cobra a los padres por congelar la muestra, se les informe si no es viable y se deseche». Garrido lanza el guante a los bancos privados. Estas empresas biomédicas lo recogen y defienden su oferta para que cada cual elija.

La diferencia más notable entre ambas entidades de conservación es que las donaciones a los bancos públicos quedan a disposición de cualquier paciente que las necesite en el mundo y son gratuitas, mientras que los centros de pago solo suministran al propio donante su muestra y establecen el laboratorio en otros países para no estar obligados a formar parte del REDMO, como dicta la ley española.

Al margen de las disquisiciones entre bancos públicos y privados, la estadística revela que el caso de Alba no es único solo por ser la primera receptora en España de un trasplante autólogo (de tejido u órgano propio) a partir de su cordón umbilical. En contra de la creencia popular, en los TPH no mandan los lazos de sangre. Los expertos consultados recalcan que la compatibilidad sanguínea o huella genética, el HLA, suele alcanzar el 25% entre algunos hermanos, y en los padres ronda únicamente el 5%.

Ante esas bajas tasas de HLA y ante la evidencia de que cada vez las familias tienen menos hijos, lo que significa menos hermanos potencialmente compatibles, el registro de trasplantes de SCU practicados desde 1996 en España revela que el 4% (41 casos) procedían de donantes emparentados: el 96% restantes (951 casos) fueron unidades de sangre captadas en REDMO de donantes sin ningún vínculo de consaguineidad pero con un HLA altamente compatible.

Escasa huella genética familiar

Más chocante para los ajenos a la terapia celular es conocer que las unidades empleadas para TPH no procedieron exclusivamente de la red de bancos públicos españoles. La globalización también atañe a las células madre: de las 151 unidades de sangre de cordón utilizadas en 2010, 78 fueron cedidas por otros países; la mayoría de Estados Unidos (54), seguida por Alemania (9), Austria (6), Francia (5), Suiza (2), Suecia (1) e Italia (1).

España, que ocupa el quinto puesto mundial en unidades conservadas por densidad de población tras Chipre, Taiwan, Bélgica y Australia, también importa células de cordón umbilical. El año pasado la ONT localizó 271 unidades para tratar a españoles en bancos extranjeros: 67 procedían de Francia y 63 de EE UU. Garrido precisa que lamentablemente no siempre funcionan las unidades seleccionadas por diferentes motivos biológicos y clínicos, a pesar del riguroso proceso de selección.

El sector privado tiene otra versión. Santiago Luengo, de la Asociación de Bancos de Células Madre (ABCM), asegura que en el mundo el porcentaje de trasplantes autólogos y de donantes emparentados alcanza el 10% y esa cifra está muy relacionada con el hecho de que el uso de las células del cordón umbilical es una práctica muy reciente, los donantes son niños de corta edad porque no ha transcurrido suficiente tiempo y sus receptores son mayoritariamente adultos. Lo ideal sería que los padres pudieran servirse de ambas opciones: enviar una parte de las células a un banco privado y a la vez donar otro porcentaje a uno público. El problema, como detallan desde ambos frentes, es que el nivel de celularidad que exige el Plan Nacional de SCU ya es difícil de obtener en un cordón de un recién nacido, así que sería iluso pensar en fragmentarlo en dos kits.

Alternativa a la médula ósea

Aunque los trasplantes de sangre periférica son los más numerosos, el cordón umbilical ha abierto una puerta ante el estancamiento de las donaciones de médula ósea. No hay más que ver la comparativa de TPH desde 1996 a 2010 para comprender la esperanza de la ONT en el futuro que brindan las células de cordón umbilical. Mientras que los TPH de médula ósea solo aumentaron un 5% entre 2009 y 2010, los de cordón crecieron un 11%. Hace diez años, el uso de la SCU se ha multiplicado por casi cuatro (261%). La obtención de médula ósea subió un 56%.

La razón radica en sus ventajas: la extracción no implica riesgo para la madre ni para el bebé, el procedimiento es indoloro, son células madre no embrionarias ajenas al debate ético, poseen mayor capacidad proliferativa, generan poco rechazo al ser trasplantadas, su generación es continua y además suelen estar libres de virus, bacterias y células tumorales. ¿Obstáculos? La cantidad de sangre que se puede extraer es pequeña y la donación es aún es una práctica incipiente en la sociedad.

Este aspecto sí cuenta con el consenso generalizado de especialistas, organizaciones y sectores implicados. De momento, las células del cordón umbilical tratan enfermedades hematológicas e inmunológicas, malignas y no malignas, muy concretas, tanto en trasplantes de SCU realizados en España de donante familiar (41 casos) como de los correspondientes a no emparentados, con 951 casos. El siguiente escalón, como vaticinan los doctores Garrido y Madero, será la aplicación para casos de esclerosis lateral amiotrófica, isquemias e infartos de miocardio, así como palsy cerebral o diabetes tipo 1 en caso de niños. Los ensayos clínicos en estas áreas están avanzados, aunque avisan de que todavía no son una realidad y que los afectados deben huir del turismo celular de otros países. Si desean ser tratados ya, su única opción sería formar parte de un ensayo clínico reglado, a sabiendas de los efectos adversos y del hecho de no obtener la curación deseada si fracasa el ensayo.

En el caso de las neurodegenerativas (alzhéimer, párkinson), tan mentadas cada vez que se abarca el campo de la terapia celular, la investigación está en fases primarias, pero prometedoras. La ciencia requiere su tiempo aunque tenga delante una mina de este calibre.

Por eso a Luis Madero el volumen de cordones congelados, en bancos privados o públicos, le parece ínfimo teniendo en cuenta que cada año nacen en España cerca de medio millón de bebés. Su consigna es clara: «Me da igual un centro que otro. Lo que aconsejo a los padres es que guarden el cordón porque nos dará tantas cosas buenas, que todavía no somos capaces ni de imaginar hasta dónde llegaremos».

Fuente: diariovasco.com
Trasplantes sangre de cordón umbilical
 
Ver más / ver menos